Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/comunicaciones/public_html/antiguo-tomas_noticias/plugins/content/asyncsocialbuttons/asyncsocialbuttons.php on line 19

Strict Standards: Declaration of JParameter::loadSetupFile() should be compatible with JRegistry::loadSetupFile() in /home/comunicaciones/public_html/antiguo-tomas_noticias/libraries/joomla/html/parameter.php on line 512

Opinión USTA

La ciudad de los amores efímeros

Opinión  Ana BallénPor: Ana María Ballén González*, estudiante de segundo semestre de la Facultad de Comunicación Social Para la Paz.

Las almas solitarias del centro de la ciudad no irradiaban más que colores grises, desesperación, frustración, tristeza, desolación, dolor; pero también irradiaban esperanza, fe, ganas de cambiar la tristeza que cargaban en los ojos y en el alma, en el corazón y en la vida, esa vida que para muchos estaba empezando, pero que para otros era la vida que dentro de poco les arrebatarían.

La ciudad estaba plagada de gente, gente con la ilusión permanente de encontrarse en los ojos de alguien, con ganas de desnudar su alma y, tal vez, llenar el vacío que algún otro había dejado luego de hacer un pequeño turismo emocional. Así transcurrían los días de las personas de la gran ciudad: ajados, flojos, tristes, solos…

En el centro de la inmensa ciudad las casas eran viejas, grandes y, a veces, un poco tenebrosas: con puertas oscuras, muchas ventanas con vidrios quebrados, fachadas tristes, de colores confusos que han ido perdiendo su tono por el clima y el paso del tiempo; ubicadas en calles sórdidas, con andenes estrechos y callejones oscuros, sucios y malolientes.

Jorge vivía en una pequeña pensión de cinco pisos con varios cuartuchos llenos de polvo, compartía el baño y la cocina con otras veinte personas y la poca ropa que tenía debía lavarla en un lavadero en el que sus vecinos lavaban sus propias prendas, percudidas, decoloradas, sudadas y llenas de malos olores; casi nunca había nadie en la cocina, así que él aprovechaba esos ratos en los que la cocina era un solitario cuartucho más para preparar sus suculentos platos de huevo con arroz. Era todo lo que su economía le permitía comer.

Él conocía perfectamente el centro de la ciudad y cerca del lugar en el que vivía había visto una linda mujer: tenía la estrechez de las calles en sus caderas, cargaba la oscuridad, la tristeza, la solidez y la soledad de la ciudad en sus pequeños ojos, el desgaste emocional era su más vasta cualidad y, como las casas de la exorbitante urbe, tenía una fachada triste. A Jorge le encantaba.

Jorge encontró a la linda mujer caminando sola, en una esquina, y la invitó a un buen café con el pequeño sueldo que le habían acabado de pagar. Recorrieron juntos las calles, de la mano, como quien se acaba de arraigar al mundo. Paraban en cada semáforo, contaban historias, se besaban en las esquinas y, mientras tanto, para hacer más amena la tarde, iban recordando otras historias de aquellas sórdidas avenidas.

Esa misma noche la llevó a su humilde morada, hacía frío y los vidrios se iban empañando poco a poco por la agitada respiración de ambos, hablaron por mucho tiempo y bebieron mucha cerveza barata. Había sido una buena noche, estaban exhaustos, habían caminado bastante y bebido otro poco más, casi hasta perder la conciencia; se durmieron…

Jorge abrió los ojos, no había nadie, llovía, la mujer ya no estaba. Ya encontraría otra más linda y esbelta. Se frotó los ojos con las manos sucias y las uñas llenas de mugre. Así empezaba para él otro día en Bogotá, la ciudad de los amores efímeros.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la Universidad Santo Tomás.

______________________________________________________________________________________________

¿Quieres escribir para el boletín institucional una columna de opinión como esta?
Si eres docente, estudiante o colaborador administrativo recuerda que los canales están abiertos para que escribas un breve artículo sobre cualquier temática que te apasione.

¡Recuerda, tu opinión es muy importante para la Universidad!

Mayores informes
Coordinación de Comunicaciones Institucionales
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar