Opinión USTA

¡Saludo a la paz de Colombia!

Especial Paz MaLigiaPor: María Ligia Herrera Navarro*, Decana de la Facultad Comunicación Social para la Paz

La Facultad de Comunicación Social para la Paz de la Universidad Santo Tomás, manifiesta con gran orgullo patriótico, que el jueves 23 de junio de 2016 se constituye como el gran día de legitimación del Estado Social de Derecho en que nos encontramos todos los colombianos. Hoy se da un paso importante hacia la democracia, hacia la participación, hacia la pluralidad, y, de modo profundo, hacia el respeto de la dignidad humana.

Ahora la paz en Colombia presenta un matiz especial, entre grandes preocupaciones e inmensas alegrías. En estos momentos transitan por nuestras mentes las diversas situaciones difíciles por las que hemos atravesado, tanto los ciudadanos que habitamos las urbes, como los que viven en la ruralidad y en las regiones más apartadas del país. Durante más de cincuenta años hemos pensado que la paz, más que una utopía, era una quimera. Hoy, gracias al querer mayoritario de la sociedad, se convierte en una posibilidad realizable con éxito; una esperanza soñada por mucho tiempo se convierte en una aventura que resultará siendo la mejor experiencia vivida por un pueblo que siempre ha trabajado de sol a sombra, a la espera de convivir en tranquilidad, para que los campos florezcan sin la mancha roja que entonces, de un lado u otro, dejara una metralla o una motosierra.

En este momento todos somos constructores de paz. El Gobierno y las FARC-EP, en su gran compromiso de poner fin al conflicto, al firmar el acuerdo oficial de desarrollo de la paz, pondrán en el camino el inicio de una nueva configuración social, donde todos debemos comprometernos, la sociedad en su máxima expresión, y no será tarea fácil: los gremios deberán asumir un gran reto para la inclusión e integración laboral, y la academia deberá abordar sin temores ni prejuicios el estudio de la situación, para encontrar junto con las estructuras del poder político, canales y vías que permitan —desde todos los ámbitos del saber— establecer mecanismos de adaptación, de entronización, de aceptación del disenso, de igualdad, de convivencia y de tolerancia, para viabilizar una democracia en sentido real, no una sociedad de apariencia, sino una hermandad que se viva con verdad y convicción.

Y por este deber, que es factible de realizar, hoy toda la Facultad de Comunicación Social para la Paz de la Universidad Santo Tomás, fundada hace 19 años, se congrega para sustentar que la construcción de paz se hace también, y de modo fundamental, desde el campo de la comunicación.

Son importantes desafíos que exigen resultados de transformación social, que abordados desde la comunicación, nos remiten a pensar y a repensar el actual sistema comunicativo, para que cuente el mundo, y para que evalúe que el acontecimiento no es porque se presenta una diferencia, sino que este debe ofrecer siempre el significado de la identidad, de la resignificación de la cultura, de los contextos, de la tierra, del territorio, de la otredad, de la legitimidad de las voces, de las diversas voces.

¡COLOMBIA: OTRO PASO MÁS HACIA LA CULTURA DE PAZ!

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la Universidad Santo Tomás.

___________________________________________________________________________

¿Quieres escribir para el boletín institucional una columna de opinión como esta?

Si eres docente, estudiante o colaborador administrativo, recuerda que los canales están abiertos para que escribas un breve artículo sobre cualquier temática que te apasione.

Mayores informes

Coordinación de Comunicaciones Institucionales

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

¡Recuerda, tu opinión es muy importante para la Universidad!

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar