Opinión USTA

El rol del egresado tomasino en la construcción de paz

 Opinion  GiovannyForiguaPor: Giovanny Forigua Ortiz*, egresado de la Facultad de Sociología

 “Hay que realizar lo posible para alcanzar lo imposible“

Simone Weil

Mal contados, son 19.067 días desde que las FARC-EP se levantaron en armas ante el Estado colombiano, es decir, aproximadamente tres generaciones de colombianos hemos vivido bajo la violencia directa, en el marco del conflicto más vetusto del continente. El anuncio del pasado 24 de abril sobre el cese bilateral al fuego entre el Estado y las FARC-EP, resulta ser un punto de quiebre que vislumbra una inminente salida negociada al conflicto armado entre las dos partes.

El Estatuto Orgánico de la Universidad Santo Tomás menciona que el egresado tomasino debe “responder de manera ética, creativa y crítica a las exigencias de la vida humana y debe estar en condiciones de aportar soluciones a la problemática y necesidades de la sociedad y del país”. Como egresados tomasinos no podemos tomar una posición mezquina ante la posibilidad de ser agentes propositivos y activos en la construcción colectiva de un país libre de violencia; tenemos el deber de poner a disposición del bien común nuestra capacidad ética, crítica y creativa, de tal modo que fortalezca y realce la generalmente cuestionada relación entre academia y entorno social.

Pienso, sinceramente, que esta es una oportunidad irrepetible para ser partícipes de la construcción de un país más viable para las generaciones futuras; por más falencias que puedan tener algunos puntos de los acuerdos, la suma de estas falencias elevadas a la millonésima potencia, no justifican una sola vida más entregada a un conflicto que puede ser erradicado con la voluntad de cada uno de nosotros.

Alguna vez Richard Feynman mencionó que “el futuro es impredecible, todo se basa en probabilidades“; es evidente que no tenemos certezas sobre cómo se desarrollarán los acontecimientos con la posible firma del acuerdo de paz, pero hay algo que es muy claro: existe una posibilidad para que este proceso derive en factores que nos acerquen al anhelado bien común y, con la existencia de esta posibilidad —así sea mínima—, es nuestro deber, como egresados tomasinos, hacer todo lo que se encuentre en nuestras manos para aportar a la consolidación de una sociedad que sea capaz de desprenderse de los odios y, mediante el perdón, propender a ser mejores seres humanos.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la Universidad Santo Tomás.

________________________________________________________________________

¿Quieres escribir para el boletín institucional una columna de opinión como esta?

Si eres docente, estudiante o colaborador administrativo, recuerda que los canales están abiertos para que escribas un breve artículo sobre cualquier temática que te apasione.

Mayores informes
Coordinación de Comunicaciones Institucionales
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

¡Recuerda, tu opinión es muy importante para la Universidad!

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar